El giro asiático de Estados Unidos no parece tener eje

Obama meets with Myanmar’s President Thein Sein. Photo: Pete Souza/Wikimedia Commons

NUEVA DELHI – El primer viaje al extranjero que hará el presidente Barack Obama después de obtener su segundo mandato electoral será a Asia, lo que destaca el nuevo papel central de esta región respecto de la economía y la seguridad de los Estados Unidos. Pero la gira asiática de Obama también recalca la importancia de una duda que genera la política estadounidense para la región: ¿el “giro” de Estados Unidos hacia Asia adquirirá contenido estratégico concreto o será solamente una continuación de políticas antiguas bajo un nuevo barniz retórico?

Estados Unidos no dejó pasar la ocasión de capitalizar las inquietudes que causa en la región la cada vez más enérgica autoafirmación de China. Es así que ha reforzado sus lazos militares con sus antiguos aliados asiáticos, a la vez que comienza a tejer lazos con otros amigos nuevos. Pero el deslumbramiento provocado por el regreso de Estados Unidos al centro de la escena en Asia no deja ver los grandes obstáculos que supone para el país seguir siendo el principal sostén de la región en materia de seguridad de cara a las ambiciones estratégicas de China.

Uno de esos obstáculos es la pérdida de poder relativo de Estados Unidos, proceso cuya detención demanda una amplia renovación interna, con consolidación fiscal incluida. Pero la necesidad de recortar el gasto público deja abierta la posibilidad de que Estados Unidos no sea capaz de financiar una reorientación de sus prioridades militares hacia la región de Asia y el Pacífico o, peor aún, que se vea obligado a replegarse allí.

Durante la presidencia de Obama, Estados Unidos cedió cada vez más terreno a China (aunque hay que decir que esta tendencia viene de antes, desde que el gobierno de Bush quedó enfrascado en las guerras de Afganistán e Irak). Hay quien ve en esto motivos para dudar de la capacidad de Estados Unidos para darle peso estratégico a su “giro” aumentando su presencia en la región de Asia y el Pacífico, donde ya mantiene a 320.000 soldados. La propuesta de desplegar 2500 marines más en Australia es, en gran medida, simbólica.

De hecho, aunque al principio el gobierno de Obama creó en los países asiáticos expectativas de que Estados Unidos respondería con más firmeza a la creciente asertividad de China, después comenzó a bajarle el tono a la dimensión militar de su “giro” y a enfatizar en vez de eso una mayor presencia económica en la región. Este cambio trajo un alivio a quienes temían verse obligados a elegir entre Estados Unidos y China; pero para los países que deben soportar todo el rigor de la obstinada política de China en relación con sus disputas marítimas y territoriales, el cambio de énfasis genera más dudas respecto del compromiso de Estados Unidos con la región.

En la práctica, al reorientar su “giro” hacia la economía, Estados Unidos está corrigiendo una política que hacía demasiado hincapié en el componente militar y llevaba al país directamente a un conflicto con China. Esta otra postura más beligerante de Estados Unidos hacia China fue la expresada en la enérgica presentación que hizo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en el Foro Regional 2010 de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) celebrado en Hanoi; pero ahora Clinton está moderando su posición y prefiere centrar sus visitas a países asiáticos en la promoción del comercio y las inversiones.

También Obama ha comenzado a enfatizar los aspectos económicos del “giro” estadounidense, y por eso presenta su gira asiática como un intento de crear más puestos de trabajo en el sector fabril estadounidense mediante un aumento de las exportaciones a la “región más dinámica y de más rápido crecimiento del mundo”. Incluso su histórica visita a Myanmar (la primera de un presidente estadounidense) obedece tanto a motivos comerciales como al intento de sustraer de la influencia china a un país con abundantes recursos y de ubicación estratégica.

La reorientación hacia asuntos comerciales y económicos también es causa de que Washington promueva el Acuerdo Transpacífico, cuyo objetivo es crear una nueva área de libre comercio en Asia y el Pacífico, pero sin China. Además, Estados Unidos destaca la importancia de la Cumbre de Asia Oriental y del grupo ASEAN, cuya propia reunión cumbre se superpone con la reunión de la CAO a la que asistirá Obama en Phnom Penh.

El cambio de rumbo de Estados Unidos también tiene otro motivo: Estados Unidos no gana nada tomando partido en las disputas de China con sus vecinos, excepto cuando afectan directamente sus propios intereses, como ocurre en el Mar de China Meridional, donde los reclamos marítimos chinos amenazan la libertad de navegación en algunos de los corredores marítimos más transitados del mundo.

En virtud de esta preocupación por sus propios intereses nacionales, Estados Unidos decidió mantener una postura de neutralidad tácita ante la reaparición de las disputas territoriales entre China y la India, entre ellas una súbita resurrección del reclamo chino sobre el territorio del gran estado de Arunachal Pradesh en los Himalayas indios. Del mismo modo, Estados Unidos viene exhortando tanto a China como a Japón a resolver en forma pacífica su disputa sobre las islas Senkaku, bajo control japonés. El objetivo principal de Estados Unidos es evitar que el equilibrio actual se trastorne hasta el punto de que se vea obligado a tomar partido por Japón (algo que iría en contra de sus propios intereses).

Cuando el secretario de defensa de los Estados Unidos, Leon Panetta, se encontró en septiembre con el líder chino Xi Jinping en China, “le llenaron los oídos” con advertencias de que Estados Unidos no debía inmiscuirse en la disputa sinojaponesa. De hecho, en medio de las protestas antijaponesas orquestadas en China en septiembre, Panetta (en vez de aconsejar a China poner límites a las manifestaciones, que a menudo fueron violentas) reiteró públicamente la neutralidad de Estados Unidos en relación con la disputa por el control de las islas.

Esta revisión de la política estadounidense llega incluso a la terminología. Los diplomáticos estadounidenses ya no hablan de un “giro” (por las connotaciones militares del término inglés pivot) y en su lugar han adoptado el término “rebalanceo”.

Independientemente del nombre, el cambio de política se relaciona exclusivamente con China e implica que Estados Unidos refuerce alianzas y amistades con los países de la periferia china, entre ellos India, Japón, Filipinas, Vietnam, Indonesia y Corea del Sur. Pero el gobierno de Obama sigue negando que su estrategia gire en torno de China, y de hecho, evita decir o hacer en público nada que pueda irritar a sus pares chinos.

La región de Asia y el Pacífico ocupará un lugar importante en la agenda del segundo mandato de Obama, especialmente cuando de aquí a 2014 se complete el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán y esa guerra termine. Pero Obama deberá definir con más claridad la política estadounidense ante el rápido ascenso de una China gobernada por un régimen autoritario, que plantea sus reclamos territoriales en forma agresiva y agita el nacionalismo fronteras adentro. No basta que Estados Unidos y el resto de Asia se adapten a China; deben buscar el modo de influir sobre China para que esta respete las reglas.

Traducción: Esteban Flamini

Copyright Project Syndicate


Brahma Chellaney, profesor de Estudios Estratégicos en el Centro de Investigación Política con sede en Nueva Delhi, es autor de los libros Asian Juggernaut y Water: Asia’s New Battleground.

For further information on the topic, please view the following publications from our partners:

US Pivot Pitfalls and Prospects

Confusion Down Under: Australia and the US Pivot to Asia

Developments in and Obstacles to the US Pivot to Asia


For more information on issues and events that shape our world please visit the ISN’s Security Watch and Editorial Plan.

One reply on “El giro asiático de Estados Unidos no parece tener eje”

Para EE.UU. desde el siglo XIX la Región de Asia ha sido muy importante, y obviamente en la actualidad, con el auge económico, aumenta su peso. Lo “nuevo” de su orientación hacia esta región es mas retórico que concreto; mas armas, mas buques, mas infantes de marina. Indudablemente, para el escritor indio es necesario que EE.UU. se involucre mas en la región, ante el crecimiento de China, al cual ven desde la India como un rival regional , y contra el cual es necesario el apoyo norteamericano, con mas ventaja pues EE.UU. está lo suficientemente lejos de la India para ser menos peligroso que China. Por otro lado, el conflicto del Mar Meridional de China conviene a EE.UU., pues es una forma de justificar el despliegue de sus buques de guerra (incluyendo los Buques de Patrulla de Litoral en Singapur), bajo el pretexto de “proteger la libertad de navegación” ; cuesta trabajo, mirando un mapa, descubrir como un conflicto en esa área afectará el comercio entre EE.UU. y los países asiáticos. Pero la nueva Reina de los Mares necesita pretextos para construir mas buques, y este le viene de perillas.No se quejen en la India, recuerden lo que dijo en su momento el General Porfirio Díaz : “Pobre México, tan lejos de Dios, y tan cerca de EE.UU.” Cuidado algún dia no tengan que lamentar haber llamado tres veces al diablo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.