Categories
Uncategorized

Nuevas realidades del acuerdo de defensa India-Rusia

Misil BrahMos y cartucho de lanzamiento en exhibición en la Muestra Internacional de Defensa Marítima, 2007, en Rusia. El misil crucero supersónico sigiloso es un producto conjunto de India y Rusia. Imagen de One half 3544. En dominio público via Wikimedia Commons.

Es probable que cuando el presidente ruso Vladimir Putin visite India en noviembre para la cumbre anual con el primer ministro de India, Dr. Manmohan Singh, un número de contratos de defensa [en] sean sellados.

India y Rusia tienen una larga historia [en] de cooperación en defensa, con Rusia como socio líder de la India. Según Russia Today [en], entre 1960 y 2000, Rusia suministró a la India, cerca de $35 millones de dólares en equipo militar. Con los años, la relación ha evolucionado [pdf, en] de un simple marco comprador-vendedor a uno de participación conjunta en investigación y desarrollo, producción y comercialización de tecnologías avanzadas de defensa, incluyendo misiles [en], cohetes [en], aviones de combate y de transporte [en].

Categories
International Relations Defense

New Realities of the India-Russia Defense Partnership

BrahMos missile and launch canister on display at the International Maritime Defence Show, 2007, in Russia. The stealth supersonic cruise missile is a joint venture between India and Russia. Photo: One half 3544/Wikimedia Commons

A number of defense contracts are likely to be sealed when Russian President Vladimir Putin‘s visits India in November for annual summit talks with India’s Prime Minister Dr. Manmohan Singh.

India and Russia have a long history of defense cooperation, with Russia being India’s leading partner. According to Russia Today, between 1960 and 2000, Russia supplied India with about $35 billion worth of military equipment. Over the years, the relationship has evolved [pdf] from a simple buyer-seller framework to one involving joint research and development, production and marketing of advanced defense technologies, including missiles, rockets, fighter and transport aircrafts.

However, changing political landscapes may be forcing the allies to realign their interests. While India makes positive strides in its defense relations with the United States, Russia is once again keen to expand its role and influence across South Asia. Moscow’s initiatives include the Dushanbe Group of Four – a proposed collaboration between Russia, Tajikistan, Afghanistan and Pakistan. Sensing ambivalence in the US-Pakistan relationship, Moscow has also warmed to Pakistan, much to India’s chagrin.

وقائع جديدة للتعاون الدفاعي الروسي الهندي

صاروخ براموس
صاروخ براموس وحاوية إطلاق للعرض في المعرض الدولي للدفاع البحري 2007، في روسيا. الصاروخ الأسرع من الصوت نتاج شراكة روسية هندية. تصوير وان هاف 3544. تحت الملكية العامة على ويكيميديا كومنز.

عدد من الصفقات الدفاعية سيتم عقدها أثناء زيارة الرئيس الروسي فلاديمير بوتن للهند في نوفمبر/تشرين الثاني لمحادثات القمة السنوية مع رئيس وزراء الهند مانمموهان سينج.

لدى الهند وروسيا تاريخ طويل من التعاون الدفاعي، في ظل كون روسيا الحليف الرئيسي للهند. وفقاً لروسيا اليوم، أمدت روسيا الهند في الفترة ما بين 1960 و2000 بما يعادل 35 بليون دولار من المعدات العسكرية. على مدار الأعوام، تطورت [ملف بي دي اف] العلاقة من مجرد إطار بائع ومشتري إلى شراكة تحتوي على البحث والتطوير، الإنتاج، والتسويق لتقنيات وتكنولوجيا الدفاع المتطورة، من بينها قذائف، صواريخ، مقاتلات، وطائرات نقل. [جميع الروابط بالإنجليزية ما لم يُذكر غير ذلك]

مع ذلك، ربما يؤدي تغير المناخ السياسي إلى إجبار الحليفان على إعادة ترتيب مصالحهما. بينما تخطو الهند بشكل كبير في علاقاتها الدفاعية مع الولايات المتحدة، تهتم روسيا مرة أخرى بتوسيع دورها وتأثيرها عبر جنوب آسيا. تضمنت مبادرات موسكو قمة دوشنبة الرباعية – تعاون مقترح بين روسيا، طاجيكستان، أفغانستان وباكستان. الشعور بازدواجية في العلاقة بين الولايات المتحدة وباكستان، تحمست موسكو لباكستان، إلى حد بعيد لمضايقة الهند.

Categories
International Relations Security Global Voices

Pakistan: The Long Road to Peace and Security

Flags flying in Pakistan on the occasion of Independence Day. Flickr photo by Ejaz Asi, CC BY-NC 2.0

As Pakistan enters its 66th year of independence, -it is a good time to take stock of the country’s internal security dynamics in order to understand how these impact upon the overall security and stability of South Asia.

According to the Pakistan Institute for Peace Studies’ (PIPS) Pakistan Security Report, 2011 [pdf], while the country continues to rank “among the most volatile regions in the world”, there has been some improvement in its overall security situation, especially since the later part of 2011. The report states:

“The last half of the year 2011 was a period of comparative peace in Pakistan in terms of internal armed conflict, acts of terrorism and the consequent casualties. A decrease in the number of suicide attacks and drone strikes were the major contributing factors… the security situation is slowly improving as violence has decreased 24 percent in the last two years.”

Pakistán: el largo camino a la paz y la seguridad

Mientras Pakistán entra en su año 66 como país independiente, es un buen momento para hacer un balance de la situación de seguridad en el país – con el fin de comprender el papel que la nación sigue desempeñando en la seguridad global y la estabilidad de la región.

Según el Informe de Seguridad de Pakistán, 2011 [en, pdf] publicado por el Instituto de Pakistán para Estudios de Paz (PIPS), aunque Pakistán sigue siendo “una de las regiones más volátiles del mundo”, ha habido una cierta mejora en la situación general de seguridad en el país, especialmente desde la última parte del 2011. El informe dice:

“La segunda mitad del año 2011 fue un período de relativa paz en Pakistán en términos del conflicto armado interno, los actos de terrorismo y las muertes resultantes. Una disminución en el número de atentados suicidas y ataques con aviones no tripulados fueron los principales factores contribuyentes … la situación de seguridad está mejorando poco a poco mientras la violencia ha disminuido en un 24 por ciento en los últimos dos años.”

Dado que el país ha experimentado un fuerte descenso [en] en las muertes causadas por ataques suicidas y que no ha habido ataques terroristas importantes en las grandes ciudades o en la capital en 2012, el cambio en la situación general de seguridad parece significativo, sobre todo si se compara con 2009 – 2011, que fue mortal en Karachi, Lahore e Islamabad.

Banderas flameando en Pakistán con ocasión del Día de la Independencia. Foto en Flickr de Ejaz Asi, CC BY-NC 2.0

Sin embargo, no es momento para la complacencia. El 16 de agosto de 2012, una base militar de alto valor justo fuera de la capital Islamabad fue atacada [en] por hombres armados. Fuerzas especiales de Pakistán controlaron la situación en cinco horas y las muertes fueron en su mayoría del lado militante.

Tres días después, el gobierno emitió una prohibición general de servicios de celulares [en] durante 15 horas en las cuatro principales ciudades – incluyendo Karachi y Lahore – en la fiesta islámica de Eid-ul-Fitr, debido a las amenazas de seguridad dignas de crédito que habían recibido.

Estos últimos acontecimientos demuestran que pese a las afirmaciones efectuadas en mayo de 2012 por el entonces primer ministro de Pakistán – Yousuf Raza Gilani, que las preocupaciones por la situación de seguridad en Pakistán fueron “exageradas” [en], la situación sobre el terreno sigue siendo frágil y la mejora en la situación de seguridad no es general.

Los ‘asesinatos dirigidos’ [en] continúan en muchas partes del país. Karachi sigue sufriendo su parte de violencia étnica y política [en] mientras una lucha territorial hace estragos desde el 2010 [en]. La violencia continúa persiguiendo a las Áreas Tribales bajo Administración Federal (FATA) y a Khyber Pakhtunkhwa (KP), incluyendo su capital Peshawar. Estas zonas siguen soportando el peso de la participación de Pakistán en la Guerra contra el Terrorismo.

Baluchistán permanece bajo control de la insurgencia, con el gobierno aún incapaz de proporcionar una solución sostenible y aceptable para atender las quejas de la región. Más bien, como el periodista y blogger paquistaní Malik Siraj Akbar ha señalado [en], la violencia se intensificó a principios de 2012 después de “una audiencia sin precedentes [en] del Comité de Asuntos Exteriores del Congreso de los EE.UU., que expresó su profunda preocupación por las atroces violaciones de derechos humanos presuntamente cometidas por el ejército en la mayor provincia de Baluchistán.”

Esta infografía publicada en el Reporte de Seguridad de Pakistan 2011 de PIPS brinda un panorama visual de la situación de seguridad del país. Usada con permiso.

También hay una creciente preocupación [en] por el aumento de la violencia sectaria en el país, que ha visto un resurgimiento [en] desde el 2007. Sólo en 2012 ha habido tres casos de asesinatos dirigidos a chiítas. Mientras que el mayor número de enfrentamientos han sido entre las sectas sunitas y chiítas, también ha habido violencia perpetrada dentro de la comunidad suní, por ejemplo, entre los sunitas Deobandi y Barelvi. Huma Yusuf, quien es una conocida columnista para el periódico paquistaní Dawn, escribió en su informe analítico [en, pdf] publicado por el Centro Noruego de Recursos para la Consolidación de la Paz (NOREF):

“La violencia sectaria plantea una grave amenaza a la seguridad y la estabilidad de Pakistán, principalmente debido a que los conflictos entre las principales comunidades religiosas amenazan con involucrar y radicalizar a mayores facciones de la población paquistaní que cualquier otro tipo de militancia.”

Así pues, parece que, si bien hay razones para una cierta cantidad de optimismo cauteloso respecto a las relativas mejoras en la situación general de seguridad de Pakistán, el país aún tiene un largo camino por recorrer en su lucha por resolver con éxito las complejidades de sus problemas sectarios, étnicos y políticos de múltiples facetas, y en ayudar a mejorar la estabilidad y la seguridad, no sólo dentro de sus fronteras, sino de la región.


For further information on the topic, please view the following publications from our partners:

Coping with a Failing Pakistanfrom the Norwegian Peacebuilding Resource Centre (NOREF), Oslo, Norway.

Pakistan After the Floods: Prospects for Stability and Democratic Consolidation,  from the Institute of South Asian Studies (ISAS), Singapore, Singapore.

Security Sector Governance in Pakistan: Progress, But Many Challenges Persistfrom the Centre for International Governance Innovation (CIGI), Waterloo, Canada.


For more information on issues and events that shape our world please visit the ISN’s Security Watch and Editorial Plan Dossiers.