The CSS Blog Network

La “imaginaria” trama de terror en Zambia

Recientemente Zambia despertó con la noticia en los medios estatales de que un grupo que se llama a si mismo Tongas Under Oath [en] había asesinado a dos personas del grupo étnico del presidente Michael Sata, y se encontraba ahora en el proceso de remover colonos de la étnica provincia de Tonga del Sur.

Sin embargo, la historia no convenció a los ciudadanos que simplemente lo vieron como un intento del gobernante Frente Patriótico (FP) del gobierno de reprimir al opositor Partido Unido para el Desarrollo Nacional (UPND). El tercer mayor partido de oposición de Zambia está dirigido por Hakainde Hichilema [en], un miembro de la etnia tonga que ha sido muy crítico [en] del gobierno de Sata. Y como suele ser el caso en la política de Zambia, Hichilema es el último de una serie de líderes de la oposición sin miedo cuya creciente apoyo popular es probable que resulte en éxito electoral.

Antes de la publicación de la carta supuestamente escrita por el grupo Tongas Under Oath, Hichilema fue arrestado y acusado [en] después de que afirmó que el gobierno del FP tenía previsto enviar jóvenes a Sudán para entrenarlos como milicias. Unos días más tarde, el cuartel general de la oposición en la capital, Lusaka, fue registrado por la policía [eng] en busca de materiales sediciosos.

No encontraron ninguno pero pocos días después una carta [en] mucho más siniestra fue enviada al presidente Sata con sello de fecha de expedición de Mazabuka, una ciudad en la provincia del sur. Poco después de su llegada, el presidente Sata exhibió los estados bancarios de Hichilema [en] que demostraban que tiene 360 billones ZMK ($64 millones USD), los que lo convierten en uno de los hombres más ricos de Zambia.

Defence Minister Geoffrey Bwalya Mwamba (in dark glasses) with President Sata (left) and other government officials.

El ministro de Defensa, Geoffrey Bwalya Mwamba (de lentes oscuros) con el presidente Sata (izquierda) y otros funcionarios del gobierno. Imagen cortesía de Zambian Watchdog

Sin embargo, unos días después, el ministro de Defensa, Geoffrey Bwalya Mwamba, un crítico feroz de Hichilema [en], reveló que dos generales retirados habían sido pagados por una persona no identificada para asesinar al presidente Sata. Mwamba fue citado por el Lusaka Times diciendo [en]:

Acabo de recibir una nota de nuestros cuerpos de investigación, y estoy hablando de hechos con un punto de vista informado, sobre que dos generales retirados del ejército han recibido 100 millones de K de un partido de oposición para llevar a cabo el plan de asesinato.

Este es un acontecimiento grave y he ordenado a estos cuerpos de investigación profundizar y dar más información para que podamos penalizar a estas personas y el partido de la oposición detrás de esto.

Una de las muchas respuestas a la historia es de Mungoma y dice:

¡Es muy decepcionante que un ministro puede estar hablando de un tema tan serio en esta forma! ¡Estamos hablando de la vida del Presidente, por el amor de Dios! Si es cierto, ¿por qué no hacer una investigación a fondo antes de hacer anuncios?

No es la primera vez que Mwamba anuncia públicamente un plan de asesinato contra el jefe de Estado. Después que el FP llegara al poder en setiembre de 2011, el presidente Sata reveló una serie de acuerdos supuestamente corruptos negociados por el ex presidente Rupiah Banda. El presidente también reveló que Banda había involucrado [en] a oficiales militares retirados de alto rango, entre ellos generales, en contratos extravagantes que él dio por concluidos efecto inmediato.

En noviembre de 2011, Mwamba anunció [en] a la nación que un grupo de generales retirados estaba planeando asesinar al presidente Sata y otros líderes en respuesta a la dura postura del gobierno sobre la corrupción. Extrañamente, nadie fue arrestado después de la primera vez que el ministro de Defensa revelara un complot de asesinato, ni nadie ha sido detenido en la última revelación casi un año después.

Y por encima de todo, nadie ha sido detenido por la trama de terror de “Tongas Under Oath”, sobre todo porque el propio presidente Sata dijo que la carta supuestamente incriminatoria no fue escrita [en] en la Provincia del Sur, si no en Lusaka.