Corea del Norte: ¿Un signo de cambio o la misma vieja retórica?

Also available in: English Français العربية

Wall painting of the late Kim Il Sung. Photo: yeowatzup/flickr

El mensaje de Año Nuevo de Kim Jong-un destacó, entre otras cuestiones, la importancia de las relaciones entre las dos Coreas. Aunque muchos observadores leen esto como una señal de que Corea del Norte tiene previsto una apertura en el año 2013, algunos bloggers y desertores difieren, afirmando que el mensaje de Kim contenía la misma vieja retórica de los últimos cincuenta años.

El mensaje del líder de Corea del Norte fue bien recibido por algunos medios occidentales y surcoreanos. The New York Times, por ejemplo, sugirió [en] que el discurso de Kim era una ‘apertura’ hacia el sur. El diario estaba particularmente intrigado por su comentario de que la “clave para acabar con la división de la nación y lograr la reunificación es poner fin a la situación de enfrentamiento entre el Norte y el Sur”. De hecho, lo mismo se puede decir de la creencia de Kim de que “una condición fundamental para la mejora de relaciones Norte-Sur y avanzar en la reunificación nacional es honrar e implementar declaraciones conjuntas Norte-Sur”.

Otros fueron un poco más al fondo. El blog del Ministerio de Unificación de Corea del Sur analizó la declaración por palabras clave [ko] y contó que la palabra “unificación” se utilizó 22 veces y, a menudo en conjunción con “frecuente”. Esto, concluye el blog, refleja un patrón que ha surgido en los últimos tres años que sugiere que la creciente apertura de Corea del Norte está en el horizonte.

Muchos observadores se sintieron intrigados también por el cambio de formato de mensaje de Año Nuevo. En lugar de publicar su declaración a través de la prensa de Corea del Norte – como prefería su difunto padre – Kim emuló a su abuelo y dio un discurso televisado. Esto, sugiere el blog Observatorio de Liderazgo Norcoreano [en], añade credibilidad a los argumentos de que Kim ha estado tratando de emular a Kim il-Sung, con el fin de ganar un amplio apoyo entre la población norcoreana. Mientras se piensa que el fundador de Corea del Norte era muy querido por la población, Kim Jong-il fue más temido que respetado. Algunos informes incluso han especulado [ko] que Kim Jung-un intencionalmente ha ganado peso e imitado la forma en que su abuelo caminaba y aplaudía.

Muchos desertores de Corea del Norte tuvieron una visión muy escéptica de las percibidas aperturas de Kim hacia el Sur y la comunidad internacional. Joo Sung-ha, un ex miembro de la élite norcoreana, escribió en su blog [ko] que los estudiantes universitarios tuvieron que memorizar el discurso de Año Nuevo, una orden que le impulsó a calificar el mensaje de Kim como un “pedazo poco realista de mierda”.

Joo también ha visto y escuchado estos mensajes antes:

Todas esas buenas palabras se utilizaron en el editorial de Año Nuevo 2010, que tenía frases como “Tenemos que abrir el camino al desarrollo de la relación entre las dos Coreas. Tenemos que avanzar en la reconciliación y la colaboración entre las dos naciones “, y (sobre la base de este editorial) ocho expertos de Corea del Norte redactaron un informe conjunto concluyendo que “Corea del Norte ha indicado la firme voluntad de reparar la relación y la colaboración económica entre las dos Coreas”. Sin embargo, en menos de tres meses, el buque de guerra Cheonan fue atacado … y al final del año, Corea del Norte bombardeó la isla de Yeonpyeong, creando una tensión similar a la de la guerra.

(…)

El mismo patrón surgió en 2006, Corea del Norte afirmó en el editorial de Año Nuevo que tomaría un enfoque práctico, en lugar de medidas extremas. Pero en octubre, tuvo su primera prueba nuclear.

Otros bloggers expresaron opiniones similares. Stephan Haggard, del blog del Instituto Peterson de Economía Internacional [en] escribió que no había “ningún mensaje oculto” en el discurso de Kim y que los cambios propuestos a la gestión económica del país sólamente buscan mantener el sistema socialista existente. Peor aún, argumenta Haggard, es que Pyongyang parece estar ofreciendo nada a cambio de un diálogo entre las dos Coreas:

El discurso también se cerró con una leve nota de esperanza. Si se trata de una apuesta por la reciprocidad, debe ser explorada. Pero ¿qué hay sobre la mesa? Con respecto a la economía y la política exterior, nuestro lema viene de Jerry McGuire: “muéstranos el dinero”.

El mensaje de Año Nuevo de Kim también se hizo tras la reciente victoria electoral del Partido Saenuri en el Sur. La próxima presidente del país, Park Geun-hye, se encuentra ahora en el proceso de distanciarse de las impopulares políticas norcoreanas de Lee Myung-bak. Park ha prometido, por ejemplo, continuar con la ayuda humanitaria al norte (aunque ella quiere desvincular la ayuda humanitaria de la política) y tratar de mantener una reunión cumbre con Kim Jong-un.

Sin embargo, muchos bloggers creen que Park se enfrenta a varios retos. Escribiendo en East Asia Forum [en], Jeong Lee dijo:

Su intento de extender la rama de olivo a Kim Jong-un podrá ser impugnada por los halcones dentro de su propio partido en el poder y una comunidad internacional inclinada a castigar a Corea del Norte por su exitosa prueba de cohetes.

Yet Jeong Lee also expressed hope that because Park has already visited North Korea and met Kim Jong-il she might hold a more rational view on inter-Korean relations.

Sin embargo, Jeong Lee también expresó su esperanza de que, debido a que Park ya ha visitado Corea del Norte y reunido con Kim Jong-il, podría tener una visión más racional en las relaciones intercoreanas.


For additional reading on this topic please see:

The North Korean Nuclear Issue: Between Containment and Dialogue

North Korean Succession and the Risks of Instability

A Double-Edged Sword: Information Technology in North Korea


For more information on issues and events that shape our world please visit the ISN’s featured editorial content and Security Watch.

Comments Off